La pasión de servir

Servir es un privilegio que muchas personas tenemos y agradecemos a Dios por eso, yo puedo observar eso en Camp Hope con los líderes que trabajan allí, para ser más específica, hubo una ocasión en la que UPH estaba pasando por una crisis económica y como a los líderes se les paga quincenal paso más de un mes y no les habían pagado y aun así ellos no se veían desanimado ni enojados sino que comprendían la situación y cada día llegaban a camp con una sonrisa inolvidable.

Ellos son una inspiración para mí porque si sirven lo hacen con amor, gracia y mucho entusiasmo, se avientan a lo que sea y se adueñan del camp, cuidan cada una de las cosas como si fueran de ellos. Son jóvenes tan pequeños de edad pero que bien toman sus responsabilidades como si fueran mayores, eso es lo que más amo de UPH esa oportunidad de poder experimentar y crecer en áreas de nuestras vidas que ayudarían para un futuro mejor.

Entonces al servir debemos hacerlo con pasión no como obligación porque Jesús cuando vino a la tierra fue humilde y servidor como dice en su palabra porque el hijo del hombre no vino para ser servido sino para servir. Él es un vivo ejemplo y debemos seguirlo.

 

Lucinda Ardón - Subdirectora de Camp Hope, Programa Escolar