Los tiempos de Dios son perfectos

Este es el primer blog que escribo ya que hace dos meses formo parte del maravilloso equipo de UrbanPromise Honduras. Quiero compartir cómo esto ha sido una bendición enorme para mí. Desde hace algún tiempo había querido cambiar de ambiente laboral ya que muchas cosas estaban pasando en mi vida. Me sentía cansada y estaba sintiéndome cada vez más lejos de Dios.

Llegó el día en el que Dios escuchó mis peticiones y abrió puertas para una renovación de mi vida. Muchas veces, no es como quisiéramos pero debemos recordar que somos barro en manos del Alfarero y que Dios tiene el control de todo. En los mismos días de saber la noticia de que había sido aceptada para ser administradora en UPH, falleció mi mamá, una mujer que tenía y tiene mi total admiración. Estuvo por cerca de 10 años enferma, postrada en una cama, y aún con todas las dificultades siempre alabó el nombre de Dios. Jamás se preguntó un ¿Por qué a mí? Verla aceptar la voluntad de Dios para su vida con mucha valentía y gozo y saber que ganó su lugar con el Padre Celestial me reconfortó. Con su partida, sentí que era el tiempo de Dios para comenzar a transformar mi vida en todos los aspectos. Dios tiene el control de cada cosa que sucede en nuestras vidas, desde la más pequeña hasta la más grande y aunque las situaciones que atravesamos muchas veces son difíciles, Dios nos dice que esperemos en Él.

UrbanPromise ha sido como una luz para mí. Es uno de los medios  que Dios está usando para cambiar mi vida. Ver el amor con que cada uno sirve a Dios y a los demás es increíble. Tuve la oportunidad de visitar por primera vez los campamentos escolares y fue una experiencia maravillosa. Ver la paciencia de los directores y jóvenes y el empeño que ponen es admirable. Disfruté mucho el tiempo con los niños, y fue muy especial poder ayudarles con su tarea. Me hizo recordar mi tiempo como estudiante. Su agradecimiento es tan sincero, y me recibieron y me despidieron con tanto cariño. Me siento tan afortunada y agradecida por todo lo que Dios me da.

Por tanto, Jehová esperará para tener piedad de vosotros, y por tanto, será exaltado teniendo de vosotros misericordia; porque Jehová es Dios justo; bienaventurados todos los que confían en él. Isaías 30:18

 

Silvia Alvares - Administradora