Una gran fortuna los cambios

Muchas veces los cambios en nuestras vidas son muy difíciles de tomar o percibir, porque siempre los estamos relacionando con la palabra "reemplazo". Pero en realidad ¿qué significa la palabra cambio? Hace referencia a dejar una cosa o situación para tomar otra. Nos cuesta ver o entender que los cambios en nuestras vidas pueden ser buenos.

Al principio del año me enfrenté a un cambio bastante grande. Ese cambio fue Camp Hope. Por diferentes razones este año tuvimos que salir de la comunidad de Nueva Esperanza. Junto con Lucinda solo nos quedamos pensando qué era lo que estaba pasando o qué era lo que Dios quería decir a nuestras vidas por medio de esta situación, que al principio nos dejó muy tristes por lo que estaba pasando y por los niños de camp.

A los días visitamos la Iglesia Bautista del barrio Montefresco para hablar con los pastores por si nos podrían prestar el local para que funcionara camp, y la gran respuesta fue "SI". Ya nos sentíamos un poco más relajadas, pero de igual forma siempre pensábamos en los niños de Camp Hope.

Pasó el tiempo y se nos acercaba el día de la matrícula y nuestro director nos hizo una pregunta; ¿Cómo se llamará el campamento? Y empezamos a buscar qué nombre seria. Hubo varias opciones, pero con la ayuda de Dios se escogió "Vida", un nombre muy apropiado por el ambiente que día a día se vive, naturaleza fresca a su alrededor y personas increíbles que siempre están apoyando y respaldando. Todos los cambios que estaban pasando me llevaron a este versículo:

"Hermanos míos, considérense muy dichosos cuando estén pasando por diversas pruebas. Bien saben que, cuando su fe es puesta a prueba, produce paciencia. Pero procuren que la paciencia complete su obra, para que sean perfectos y cabales, sin que les falte nada. Si alguno de ustedes requiere de sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios se la da a todos en abundancia y sin hacer ningún reproche." (Santiago 1:2-5)

Recordé que cuando muchas veces sentimos que no tenemos la solución a los problemas en nuestras manos solamente hay que confiar y dejar todo en las manos de Dios, siempre pidiendo sabiduría; y aprender a recibir los cambios, sabiendo que de cada cosa que hacemos o pasa siempre hay un gran aprendizaje. Vivamos cada día nuestro momento aceptando los cambios, venciendo retos y lo mejor de todo, confiando en Dios que él siempre nos ayudará.

 

Tania Guerra - Directora de Camp Vida