A Letter from Flor

A Letter from Flor, Camp Joy Director 2019

UPH,

 

I wasn’t here for long, but I have so much to thank you for. Before starting my adult life, I left my home country, and then was brought back to my roots, without knowing that my first official job in my country would be in my beautiful hometown and of course serving my community through this unique organization UrbanPromise Honduras. With mixed feelings, I put my brave face on and applied for the open position that had been announced.

 

From the moment I stepped foot in UPH, I was flooded with memories from my adolescence, when I had been part of this beautiful adventure that is UPH. I felt such joy seeing the enormous growth of the organization, and I felt privileged to have been selected to form part of the incredible Camp Joy 2019 team—and what better than during the celebration of UPH’s tenth anniversary!

 

In the beginning I thought this job would be an easy ship to sail, but God put in my hands a challenge that wasn’t easy, but that allowed me to learn a lot; and that is what I am taking with me. I loved working with my teammates to prepare each detail of Camp Joy. God gave us the opportunity and the honor of being pioneers in this first bilingual camp direct by Hondurans, overseeing not 60 kids as we had expected, but 111. Now I look back and see myself anxious, not knowing what to do when I saw that kids kept coming and coming, and the registration sheets were stacking up, and children were running everywhere. At one point I thought, “I’m not going to be able to do it;” but thanks to God and to the support of everyone on the team, especially Damaris, the girls working at Camp Joy, Londin, Dionicio, the fellows and volunteers, this was a historic time for UPH.

 

What an honor to have been able to work with people as full of life as you all are, and it makes me proud as a Copaneca to be able to see how you serve our community and demonstrate with actions the love you feel for the children and youth of our beloved Copán.

 

I am sure that God will reward every second of effort and dedication that you invest in the lives of each child and youth. From this day forward, UrbanPromise Honduras and the people who invest in this ministry will be in my prayers. Another chapter in my life, Camp Joy 2019, is ending, but you can always find a friend in me.

 

Thank you FOR EVERYTHING, UPH. My affection is with you all.

 

Flor Cueva 😊


Una carta de Flor, directora de Camp Joy 2019

UPH,

 

Es poco el tiempo que estuve aquí, y tengo tanto que agradecer. Antes de comenzar mi vida de adultez emprendí un viaje fuera de mi tierra natal, y el destino me trajo de regreso a mis raíces, sin saber que mi primer trabajo oficial en mi país sería en mi bello pueblo y, por supuesto, sirviendo a mi comunidad a través de esta inigualable organización UrbanPromise Honduras. Con un sinfín de sentimientos encontrados, me armé de valor y tomé la determinación de postularme para la plaza vacante que se había anunciado.

 

Desde el momento que puse un pie dentro de UPH vinieron a mi memoria muchos recuerdos de mi adolescencia cuando formé parte de esta bella aventura que es UPH. Sentí una gran alegría al ver el enorme crecimiento de la organización, y me sentí muy privilegiada de haber sido seleccionada para este año ser parte del gran equipo de Camp Joy 2019—y qué mejor que en la celebración de su décimo aniversario.

 

Al principio creí que esta labor sería un barco fácil de llevar, pero Dios puso en mis manos un desafío que no fue nada fácil, más sin embargo aprendí mucho y es lo que me llevo conmigo. Disfruté mucho haber trabajado en conjunto con mis compañeros de trabajo para preparar cada detalle de Camp Joy. Dios nos dio la oportunidad y el honor de ser pioneras en el primer campamento dirigido por hondureñas, teniendo a nuestro cargo no 60 niños como habíamos creído, sino 111. Ahora que veo atrás, me veo desesperada sin saber qué hacer cuando solo veía que llegaban y llegaban niños, más hojas de matrícula, y niños corriendo por doquier. En un momento pensé, “No voy a poder hacerlo;” pero gracias a Dios y al enorme apoyo de todo el equipo de trabajo, en especial a Damaris, las chicas del equipo, Londin, Dionicio, los fellows y voluntarios, esta obra fue histórica para UPH.

 

Qué honor haber podido compartir con personas tan llenas de vida como lo son ustedes, y me enorgullece como copaneca poder ver como sirven a nuestra comunidad y por demostrar con hechos el amor que sienten hacia los niños y jóvenes de nuestro amado Copán.

 

Estoy segura que Dios recompensará a su tiempo cada segundo de esfuerzo y dedicación que invierten en las vidas de cada niño y joven. A partir de hoy UrbanPromise Honduras y las personas en el extranjero que siembran en este ministerio estarán en mis oraciones. Aquí se cierra un capítulo más en la historia de mi vida, Camp Joy 2019, pero en mí siempre podrán encontrar una amiga más y sumar más historias.

 

Mil gracias POR TODO, UPH, y mi cariño siempre con ustedes,

 

Flor Cueva 😊

Blair Quinius